domingo, 15 de marzo de 2015

Opinión de MULAN

Título: Mulan.
Año: 1998.
Género: Acción, aventura, comedia.


Sinopsis:
Mulán es una muchacha joven que quiere agradar y honrar a su familia, pero parece destinada a fallar. Cuando le envían a un casamentero para conseguir un buen marido, su falta de gracia le ocasiona el rechazo. Sin embargo estos problemas, dejan de tener importancia cuando su envejecido padre se une al ejército chino para rechazar al invasor Huns. Comprendiendo que su padre nunca podrá sobrevivir en la batalla, ella decide intervenir y ganarse el aprecio de su comandante, el Capitán Shang, aunque se hace pasar por un muchacho.

Opinión:
El otro día, a raíz de una conversación, me entraron ganas de volver a ver este clásico de Disney y eso fue lo que hice esa misma noche.
Se podría pensar que mi opinión no va a ser objetiva por el simple hecho de que «¡aww, me recuerda tanto a mi infancia! ¡Es súper tierna!» y, aunque en parte es así, creo que el poder comparar mi visión actual de la película con mi antigua visión de ella es un punto a favor.
Después de tantos años sin ver esta película me doy cuenta de todo lo que no alcanzaba a entender de pequeña cuando la veía: Todos los valores que encierra, el sentimiento, el reflejo de la sociedad…
Todos los personajes de la historia son de lo más completos y, ahora, veo que tienen mucho más de lo que conseguía ver de ellos de pequeña.

El padre de Mulan no es un simple viejo por el que Mulan debe sacrificarse, sino una personificación de la sabiduría, la calma y el honor.


Mushu, además de ser un dragón harto de su gong y un personaje muy divertido, es ambicioso y que con el tiempo irá contagiándose de la buena intención de Mulan.


Shang también es ambicioso, pero de un modo mucho más noble (a mi parecer) de lo que lo es Mushu. Pretende parecer duro, serio y fuerte, pero tras esa imagen esconde a un hombre que solo quiere honrar a su padre y a su patria.



Yao, Ling y Chien-Po son amigos leales que se apoyan por —casi— encima de todo y que a pesar de todas sus riñas siguen ahí.
Pero, sin duda, el personaje más digno es la propia Mulan:
Considero que Mulan (junto con Pocahontas, Bella y alguna otra que se me escapa) es una de las protagonistas más plausibles de Disney.  Escapa del patrón establecido por Cenicienta, Blancanieves, etc y toma las riendas de su propia vida, sin esperar a que nadie acuda a solucionar sus problemas.

Mulan se ha pasado toda su vida intentando comportarse como debe para no defraudar a su familia, por mucho que eso le cueste, pero cuando llega el momento en el que debe decidir entre cumplir con su deber o salvar a su padre, no duda.
Fuerte, segura, valiente y sacrificada. También torpe, al principio, pero nada que no pueda solucionarse.
 Gracias a Mulan, he resuelto una duda que desde hacía tiempo me rondaba la cabeza. Los que me conocéis de Ask tal vez recordéis una pregunta que hice: ¿es mejor fallarse a uno mismo o fallar a alguien que te importa? Y, ahora sé que, aunque siempre se debe intentar no defraudar a la gente que quiero, «mi primer deber es con mi corazón».
Es todo un ejemplo a seguir, sobre todo por mujeres, pues no es difícil ver que uno de los mayores mensajes de esta película es el de que una mujer puede hacer tanto como un hombre.
Todo esto está encubierto por aquello que yo veía tanto de pequeña (y que sigo apreciando), la música, la aventura y la comedia.

A pesar de haber visto la película sola, no pude evitar reírme con Mushu, la abuela y las aventuras de “Ping” y contener la respiración en las luchas con los hunos.
Y, por supuesto, no paro de cantar las canciones de la película.
100% recomendable para niños… y no tan niños.
Un merecido   10/10



Laura

1 comentario:

  1. Una de las mejores, sin duda. Muy de acuerdo. Me ha hecho gracia la coincidencia que nombraste a Pocahontas y Bella, junto con Mulán. Que fueron mis princesas favoritas, cada una por una cosa distinta.

    ResponderEliminar