domingo, 21 de junio de 2015

Pienso y callo

Pienso mucho más de lo que digo o escribo, y mucho más de lo que nunca llegaré a decir, sin duda. Pienso mucho más… diez veces más, treinta, cincuenta, cien, mil… ¿qué más da? El caso es que pienso.
Si pudiese mostrar con palabras todo lo que pienso, este blog estaría a reventar de entradas. Pero no puedo… o no quiero. Hay ciertas cosas de las que simplemente no quiero hablar, otras que no sé a quién decir y otras que, por mucho que quisiese, no sabría cómo explicar, porque para ello primero tendría que explicármelo a mí. Y, en ocasiones, por mucho que piense no saco nada en limpio, no avanzo.
Pienso… pienso demasiado, tal vez. En ocasiones me planteo si es normal. ¿Piensan los demás tanto como yo? ¿Dan tantas vueltas a las pequeñas cosas, o a cosas tan grandes que nunca alcanzarán a comprender por mucho que lo intenten, como yo? ¿Piensan en todo cuando caminan, o cuando esperan en la oscuridad hasta quedar dormidos?
Yo pienso en mi día a día, en la gente que está en él. Pienso en la gente que me importa y en la que no. En gente que no conozco, que no me conoce e incluso en gente que no existe. Pienso en chicos. Pienso en un Dios que está ahí arriba, en algún lugar, y en un Dios que no existe. Pienso en el universo, en lo que hay en él y en lo que hay más allá. En la vida y en la muerte. En lo que sé y lo que no sé. Pienso en lo que quiero y en lo que quise. Pienso en mi cuerpo. Pienso en el arte y en cómo se vería el mundo desde los ojos de los demás. Pienso en mis opiniones y en las opiniones que otros me dan.  Pienso en historias que he escuchado, leído o visto y en historias que quiero crear. Pienso en lo que tengo y en lo que no. En a quién tengo y a quién no. Pienso en el amor y en el odio. Pienso en mí. En avanzar y en estancarse. Pienso en el presente, en el pasado y en el futuro. Pienso en cosas banales. Pienso en lo que pienso y en lo que debería pensar.
Pienso… y callo.
Callo porque tengo muchas más razones para callar que para hablar: porque tengo miedo de equivocarme y, en ocasiones, porque tengo miedo de estar en lo correcto; por lo que los demás pueden pensar de mí, o porque no quiero que sepan más de mí de lo que yo les quiero dejar ver; por miedo a arrepentirme luego de lo que he dicho. Callo todo lo que no me atrevo a decir.
No sé si algo sería diferente si hablase más; si todos hablásemos más. ¿Y si nuestra mente fuese transparente? ¿Y si no pudiésemos ocultar nuestros pensamientos? Para bien o para mal, todo sería muy diferente. En cierto modo, creo que sería como si a todos nos quitasen la seguridad de nuestro techo.
Yo, por mi parte, estoy feliz así. En ciertas ocasiones siento que mi mente está a punto de desbordarse y que debería dejar salir todo eso. Pero siempre encuentro una buena razón para callar. Y, hasta el día en la que no la encuentre, seguiré pensando y callando.



 Laura

4 comentarios:

  1. En mi opinión, creo que eso es una virtud más que un defecto. Es decir, el mundo está lleno de personas que no piensan, pero tampoco callan. Que sueltan las cosas sin pensar en cómo le pueden sentar a los demás. Es eso algo malo? Depende, supongo. Decir las cosas es a veces más fácil que callarlas. Y los que más hablan normalmente no dicen nada; nada nuevo, al menos. Quizás las cosas fuesen más sencillas si no las pensáramos tanto, si actuáramos según nuestros instintos. Movernos siguiendo solo aquello que nos haga felices. Yo muchas veces me pregunto en qué se resume la vida. ¿En momentos tristes y momentos felices? Dejémoslo en situaciones. Porque muchas veces no podemos apreciar algo al instante, tenemos que dejar que el tiempo nos diga qué significa. Pensar... pensar es algo muy valioso, porque de ahí nace la imaginación, que es (al menos para mí) nuestro mayor logro, y que no está al alcance de cualquiera. Guíate siempre por lo que tú piensas, y calla lo que quieras callar, y di en voz muy alta lo que quieras decir. En el fondo es muy simple; en el fondo. Espero que mi cacao mental te sirva para un buen Nesquick xd. Me gusta leer de tus historias siempre que tengo tiempo, a ver si algún día tú puedes leer las mías. Tienes un gran talento, y eso es algo que se ve desde fuera. Un gran abrazo psicológico! E.N.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que los temas así son subjetivos y que varían de una persona a otra, o incluso de un momento a otro. Y creo que en estos casos ninguna opinión es acertada o equivocada, porque cada cual entiende las cosas como quiere entenderlas; pero aún así seguimos pensando en ello, porque eso es lo que hace nuestra mente, ¿no? Buscar unas respuestas que nunca encontrará porque, simplemente, no existen.
      Me ha gustado mucho tu manera de ver las cosas: las situaciones, la imaginación, dejarse lllevar... es una buena interpretación de la vida, muy romántica ("rómantico" refiriéndome a los sentimientos en general, no solo al amor). Sin embargo, no coincido contigo en lo de que es fácil. ¿De verdad lo es? La teoría sí, sin duda. Pero, ¿y la práctica?
      Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te guste lo que escribo. Yo estaría dispuesta a leer lo que escribes si me dijeses dónde puedo leerlo.
      Otro gran abrazo psicológico para ti y, de nuevo, gracias por comentar; se agradece que alguien más de su opinión aquí y poder comparar puntos de vista :)

      Eliminar
  2. Pues claro. Da gusto poder comparar puntos de vista de esta forma, sin imponer nuestro criterio sobre el resto. Creo, precisamente, que las personas son más interesantes cuanto más distintas a nosotros son. Exponer los distintos puntos de vista sobre cualquier cosa, por intrascendental que sea, solo para ver cómo entiende el mundo cada uno, es algo que no tiene precio. Volviendo al tema, sí que me gusta tu modo de escribir, te lo digo sinceramente. Además, los capítulos que escribes ahora han cambiado respecto a los primeros. Quizás de un modo muy sutil, pero se nota que has evolucionado como escritora. Me gustaría mucho que leyeses algo mío, si te apetece. No me acabo de convencer respecto a crear un blog, y en wattpad he visto verdaderas carnicerías jajaja (con perdón a todas las Allyson Styles-Bieber-Mellark de este mundo). Esperaba que tú me pudieses aconsejar en este mundillo. Otro abrazo psicológico! E.N.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que lo de publicar tus escritos en internet puede echar para atrás cuando te paras a analizar ciertos aspectos, pero también tiene sus cosas positivas. Yo, en mi día, hice balance y me animé a crearme un blog; no es gran cosa y no tengo ese éxito que tienen otros, pero no me arrepiento de haberlo hecho. También he probado Wattpad y, aunque es cierto que no faltan las carnicerías de las que hablas, también hay buenas historias por ahí. Pero bueno, no me voy a poner a analizar los pros y los contras de cada cosa porque me enrollaría mucho y a lo mejor no es ni el tipo de consejo que quieres.
      Mira, te dejo el correo que tengo para estas cosas (lausoutoqueijo@gmail.com) y, si quieres, me mandas un mensaje y hablamos, porque por comentarios ni siquiera sé si lo vas a ver jajaja Además, si quieres, me puedes mandar algo de lo que tienes escrito para que lo lea ;)
      Un beso :)

      Eliminar